…y el manga vino para quedarse para siempre

goku

Si no tienes más de 45 años, probablemente habrás visto en televisión cuando eras chico Heidi, o Marco, o Mazinger Z, o El perro de Flandes, o todas ellas como en mi caso. Fuimos los afortunados pioneros de disfrutar a principios de los 80 de un tipo de animación, que años más tarde recibiría el nombre de anime, muy distinta a lo que hasta entonces se ofrecía. Llegados los 90, ante la irrupción e inmediato éxito de la serie televisiva Dragon Ball, se generó entre sus aficionados un tráfico de fotocopias realizadas directamente de su versión original de manga, debido a la falta de una edición propia del cómic traducida a nuestro idioma. Este fenómeno abrió los ojos a unas cuantas editoriales, que poco después empezarían a editar algunos títulos de manga. Desde entonces hasta hoy, el mercado ha tenido sus altibajos, pero se puede decir con seguridad que se ha consolidado.

El manga (que representa un 40% del mundo editorial japonés) abarca todos los géneros y temas imaginables, tiene un estilo propio de contar historias y muchos títulos contienen viñetas que parecen fotogramas de una película de acción trepidante. Éstas son algunas de las claves de su éxito. Aunque no todo el mundo pronosticaba el prolongado éxito del fenómeno manga: hace unos años, Francisco Ibáñez, creador de Mortadelo y Filemón, declaró en un diario que “la moda del manga es pasajera”.

Anuncios

El cómic underground norteamericano

Batman, Superman, Linterna verde, Lobezno, Thor, Spiderman… es lo primero que se nos viene a la mente cuando alguien nos habla de cómic norteamericano. El género de superhéroes es el más popular allí en Estados Unidos, pese a los baches que ha sufrido en los últimos años el mercado. Autores muy conocidos como Stan Lee y Frank Miller vieron como sus obras se pasaban al celuloide con menor o mayor éxito.

Pero… ¿hay vida más allá de este género? ¡Pues sí! El denominado cómic underground tiene su máximo exponente en Robert Crumb, creador de obras como El Gato Fritz o la más reciente Génesis. Este tipo de cómic, aparecido a finales de la década de los sesenta, se caracteriza principalmente por criticar los principios de la sociedad occidental, muchas veces de una forma ácida, y poner en duda sus valores, hecho que provocó la prohibición y persecución de muchas de estas obras, aunque a medida que pasaban los años las sanciones desaparecerían y sus autores empezarían a ganar prestigio y reconocimiento, debido a la progresiva apertura de miras de la sociedad.

Hoy en día el género sigue muy en forma, basta con echar un ojo a joyas como Odio de Peter Bagge o Wilson de Daniel Clowes.

buddy2